Vae victis! Lafunción social de los campos de concentración franquistas